martes, 28 de abril de 2015

La chica del río y los monjes


chica_del_rio_helenafr

El subtítulo de esta historia desde India podría ser “Historia del odio contra la mujer, capítulo mil y tantos”, del más sutil, como en este cuento, al más grosero y violento. Sutil como en esta historia, y como tantas veces, permitido por las normas sociales como “manifestación cultural” o “dentro de los parámetros de la religiosidad”. No por no derramar sangre es menos lesivo y doloso: contiene la misma maldad e hipocresía que los actos crueles, tantas veces millones de veces repetidos desde la historia hasta la actualidad. ¿Hasta cuándo este estado de cosas?

”Iban dos monjes caminando hacia un monasterio cuando observaron a una joven que tenía dificultades para atravesar un arroyo.  Uno de los monjes, el más joven, se aproximó a la joven, la cogió entre sus brazos y la ayudó a pasar.
Seguidamente los dos monjes continuaron su viaje. Pasado un buen rato, el monje de edad más avanzada rompió el silencio para decir: “Nuestras reglas nos prohíben tocar a mujer alguna…”
Y entonces el monje más joven replicó: “Yo cogí a aquella mujer y tras ayudarla a pasar el arroyo la dejé allá; pero tú, sin embargo, todavía la llevas encima…”